Quiero tomar fotografías

Hoy revisando entre mis archivos, me di cuenta que hacía dos meses que no había salido a tomar fotografías.

Sabía que ya había pasado tiempo, me daba cuenta porque miraba la cámara y ya no sabía cual era su peso, ni podía recordar la última foto que había tomado. Así que este fin de semana tenía que salir cuando menos al centro de la ciudad, a como diera lugar.

Llegué al parque de Santa Ana cerca de las 10am y comencé a recorrer las calles. Tomé varias fotografías de prueba, nada importante. Un paso le siguió al otro y cuando me di cuenta, ya estaba en el zócalo, donde tomé mi primer fotografía seria de la mañana.

Ángel de plata (2018)

Este es probablemente el personaje más fotografiado en todo Mérida. He visto fotografías de este ángel por todos lados, pero aún así decidí tomarle una, aprovechando que no había gente cerca. Al final le dejé unas monedas.

Abuelo tocando harmónica (2018)

Por lo general no le tomo fotos a gente pidiendo dinero, siento que no es correcto, pero había algo en este hombre que me hizo disparar y capturar su recuerdo. Estaba sentado afuera de la iglesia y tocaba melodías muy hermosas.

Vendedor de chicles (2018)

Más adelante me encontré con este hombre, al que no le pregunté su nombre. Me pidió que lo ayudara comprándole un paquete de chicles y utilizó una estrategia bien interesante para conseguirlo. Le di el dinero, pero no tomé los chicles, así que se ofreció para hacerle un retrato.

Niños jugando con burbujas (2018)

Más adelante encontré a estos niños jugando a reventar burbujas. Me hizo recordar cuando era yo más chamaco y nos gustaba hacerlo. Recuerdo incluso que mis abuelos nos compraron en alguna ocasión glicerina, porque solo con jabón no duraban mucho tiempo.

Niñas jugando (2018)

Durante el paseo intenté tomar una fotografía de una niña persiguiendo una paloma, pero por más que lo intenté no ocurrió. Esto fue lo mejor que conseguí. Ni modos.

Paloma en árbol (2018)

Hay un arbolito ahí en el zócalo donde a las palomas les gusta tomar el sol. Yo no lo había notado, mi amigo Christian dice que siempre lo hacen. Me gustó la idea de la paloma y la catedral en el fondo.

Estas no son todas las fotografías que tomé, pero si son las que más me gustaron. Espero poder salir cuando menos una vez por semana para seguir tomando fotos. Dicen que solo hay una forma de convertirse en un buen fotógrafo, y es disparando, disparando y disparando.

¿Qué te parecieron estas fotos? ¿Tienes algún lugar favorito? Regálame un comentario en la caja de abajo. Nos vemos en el próximo.

Regálame un comentario