A tres semanas en mi nuevo empleo

Tres semanas atrás dejé mi empleo en Palace y comencé una nueva aventura. Trabajo ahora entre amigos, aunque las tensiones no desaparecieron, de cierta forma tienden a incrementar. Creo que en parte de debe a que ahora tengo una carga moral para aprovechar el tiempo al máximo.

Es un cambio bien interesante, salir de la burocracia del empleo convencional y llegar a uno donde si no trabajas, no comes.

La parte más difícil fue manejar el estrés. Las primeras dos semanas un ojo comenzó a temblar, dormía poco y descansaba nada. Los días comenzaron a fusionarse, las horas parecían minutos y los dolores de cabeza me perseguían. Además, está ese fantasma que me pregunta lo que pasará si me equivoco.

Hoy me he despertado temprano. Había un poco de luz en el cuarto y pude observar a Botas jugando en el comedor. Momo estaba seguramente en el techo de la casa, esperando a que me levantara. Max junto a la ventana. Salí de la cama y busqué unos pantalones, pues se sentía helado el clima. Fui al servicio y luego a la cocina para atender a los niños, me preparé un café y regresé a la computadora.

Pero esta vez ya no había estrés.

Ahora descubro cosas que me gustan de mi nuevo empleo. Por ejemplo salir de la oficina, tratar con gente diferente y resolver problemas diferentes. Nada cambia, sin embargo, el trabajar en casa, escuchando un buen disco. Que curioso, utilicé la palabra “disco”.

Ahora cierra el mes con uno de los proyectos, veremos que sorpresas me encuentro.

2 thoughts on “A tres semanas en mi nuevo empleo

  1. Ser independiente es una ardua tarea, y más si se trata de trabajar con amigos, soy algo reacia con eso… Pero bueno, buena suerte con ello 🙂

Regálame un comentario