El final de un sueño

Desde pequeño tuve el deseo de llegar donde nadie nunca ha estado, por eso es que me encuentro aquí ahora. Decidí que mi vida sería como la de un trofeo: siempre brillante y digna de admirarse; por eso es que hice lo que les estoy relatando.

Conocí lo que es el éxito y, aún más de cerca, lo que significa el fracaso, por eso es que logré construir esta nave. La gente se rió de mi cuando les dije que tocaría el Sol, por eso es que me esforcé hasta iniciar el viaje.

Cuando presente los primeros diseños se me tachó de loco y fui desterrado a un mundo de soledad, por eso es que nadie salio a despedirme. Cuando hube terminado las primeras piezas, no hubo alguien que me felicitara por mis logros, por eso es que decidí lanzarme yo solo.

Llego el día en el que tuve listo el cohete y comencé a reunir todo lo necesario para el viaje, mas y lo único que obtuve de la gente fueron risas burlonas y sarcasmos hirientes, por eso es que a nadie le dije la fecha de mi partida. Cuando conseguí todo lo que necesitaba, comencé a sentirme desamparado y estuve apunto de destruirlo todo, por eso es que corté una de mis manos, para recordarme a mi mismo que ni siquiera yo soy capaz de conseguir detenerme.

El día del lanzamiento recibí amenazas de muerte, por eso salí desde temprano de casa y pase la mañana y toda la tarde encerrado en mi nave. Cuando me senté frente al panel de control y abroche mi cinturón, resé una plegaria aún sabiendo que no obtendría una respuesta, por eso es que me siento tan triste a pesar de mi suerte.

He viajado ya por mas de quince años y me encuentro tan cerca del Sol que me siento impaciente, por eso es que percibo mi cuerpo aún más ardiente. A pesar del calor, me digo a mi mismo que debo esperar pues falta muy poco, por eso es que hoy estoy tan alegre.

Ya cerca del astro mi nave se funde, se destroza y derrite, mas sigue avanzando, por eso es que mi mente ha entrado a un estado de euforia. En el último instante, cuando realizo mi sueño, experimento dolor y encuentro mi muerte, por eso es que me encuentro ahora tan sonriente.

.

6 thoughts on “El final de un sueño

  1. Chin, chin, chin… mi cerebro de pollo no alcanzó a comprender la… um… ¿metáfora?

    Estuvo todo muy chido, las palabras, la situación, el desarrollo, pero no concluí en nada concreto. ¿Me puedes explicar?… ¿Quince años? ¿El Sol?… Dimeee!!… (si no quieres por aquí por mail… jajaja.. uy chucha, casi no quiero nada)..

    Saludos.

  2. Precisamente de eso estaba hablando con mi hermana el otro dia, pero la respuesta la dio jkrincon: se trata de realizar nuestros sueños por mas locos de lo que parezcan, seguirlos aunque nos lleven hasta las puertas de la mismisima calaca

    .

Regálame un comentario