Icha

Todos los dias Icha se levantaba muy temprano y corria al parque mas cercano en donde habia un arbol muy alto. Corria hasta la base del arbol y desde alli comenzaba a trepar. Unas veces lo lograba al primer intento, y otras tardaba un buen rato en alcanzar las primeras ramas, de donde el ascenso era mas facil.

Todos los dias sucedia lo mismo, una banda de tortolitas apodadas las “aves maria” despertaban a tiempo para observar semejante espectaculo. No es que nunca hubieran visto una rata trepar un arbol, situacion que ocurria dia con dia, sino que resultaba un buen espectaculo ver como Icha luchaba para alcanzar la parte mas alta.

Todos los dias, despues de observar un buen rato, llovian burlas y caian frutillos cerca de Icha, cosa que no le importaba en lo mas minimo, pero muchas veces la tiraron y tenia que comenzar de nueva cuenta.

Todos los dias se repetia la misma historia y a Icha parecia importarle poco lo que sucedia a su alrededor. Eso era lo que mas desconcertaba a todos.

Todos los dias Icha alcanzaba la rama mas alta. Casi siempre sucedia poco despues del medio dia. Al llegar, pasaba un buen rato tratando de recuperar el aliento y, si prestabas atencion, podias escucharla hablar consigo misma diciendo: -“Ya ves?, ya llegamos. Ahora viene lo mas dificil…”

Todos los dias, Icha corria al extremo de la rama y saltaba. El viento corria por sus mejillas, llenaba sus oidos de tal forma que no podia escuchar nada. Caia cada vez mas rapido.

Todos los dias, Icha practicaba su truco favorito. Extendia las patas delanteras y traseras de tal forma que su cuerpo simulara una hoja y trataba de balancearse de un lado a otro para detener su caida.

Todos los dias, Icha planeaba en el aire de tal manera que siempre caia en el estanque, pero hoy no. Esta vez sintio que lo lograba. Doblo un poco mas su cuerpo para ver si lograba ascender un poco mas, pero la presion hizo que su espalda se partiera en dos y quedara paralizada.

Todos los dias Icha salia del estanque y volvia emocionada a su casa pensando que al dia siguiente lo lograria, pero hoy no. Esta vez Icha cayo entre unas rocas y no sobbrevivio a semejante accidente.

.

4 thoughts on “Icha

Regálame un comentario