En una cueva

Este último mes ha sido uno de esos donde los días pasan y con ellos cientos de cosas, la cabeza me da vueltas, no sé ni lo que quiero ni hacia dónde ir y cuando despierto finalmente, no puedo enumerar la mitad de las cosas que hice.

Ha sido un mes terrible para mí. Problemas por todos lados, estrés y más estrés; al punto que me dan ganas de mandarlo todo muy lejos. Hubo un día que me encontré pensando en Jean-Baptiste Grenouille, me dieron ganas de encontrar una cueva y acostarme a dormir. Dormir por días, por semanas, años tal vez.

Ayer en la noche me fui al cine, vi “Wolverine: Inmortal”. Hacía meses que no podía ir al cine. No conozco todos los detalles de la historia original, así que disfruté mucho de la película.

Hoy domingo, tal vez porque he dormido suficiente, me siento mucho más tranquilo. Siento que la mente se me aclara poco a poco de nueva cuenta. Hay tantas cosas que quiero hacer, pero sé que es importante y en eso me concentraré en los próximos días.

Tengo muchas ideas en la cabeza, así que el próximo año estará muy interesante. Tal vez el dinero sea un poco escaso, pero es una inversión que necesito realizar.

Uno de los proyectos que no voy a dejar para el año que viene, es el primer episodio de la historia de los dragones.

Hasta ahora he planeado escribirlo a tres partes. Ya tengo el borrador de la primera, pero falta pulir muchas cosas, además hay tres escenas que quiero reescribir, porque se me ocurrieron que pueden hacer más interesante la historia.

Esta es una historia de la que he hablado muy poco, pues tengo tantas en el cajón que temo que le pase lo mismo. Sin embargo esta es diferente en el proceso que estoy utilizando para escribirla.

Planeo publicar el primer episodio antes de fin de año. Tal vez sea mucho tiempo, pero la verdad es que no tengo mucho que digamos. Ya falta poco para terminar el sistema Orión (gasolinera), pero Nyx (Ultrahogar) necesita mucho trabajo toda vía, además de que ya necesito trabajar más en Atlas (el sistema de facturación).

Mi único recurso será reducir un poco más mi tiempo de recreación, que de por sí es poco, pero si logro publicar el episodio como lo deseo (y resulta ser una buena historia); habrá valido la pena.

2013 es y continuará siendo un año de mucho trabajo para mí (y poco dinero), pero si las cosas me salen como las planeo, me permitirá hacer muchas otras cosas más padres en 2014.

Crucemos los dedos.

Leave a Reply